Esben and The Witch: una dulce pesadilla

| 25/11/2011 | 2 Comments
TV en vivo por internet

El tenebroso rock indie de Esben and The Witch

Esben y La Bruja”, es el nombre de un cuento infantil danés, en el cual Esben es el joven héroe y la bruja es… bueno, la bruja. Estamos en octubre, el mes morado en Lima, aunque en otras latitudes este es el mes de Halloween, el de los espantos y las brujas. Claro, aquí también se “celebra” el jalouín, aunque hay opiniones al respecto.

Es una tradición de los pueblos anglosajones, herederos de los celtas. Como es el caso de las islas británicas. Imaginemos a los niños ingleses, viendo la rutina violenta y cruel de las célebres marionetas Punch & Judy, o leyendo historias como la de Esben y la malvada bruja, creciendo con un acentuado gusto por lo misterioso, oscuro y muchas veces macabro. Los cuentos infantiles casi siempre tienen una bruja, cuando no es un dragón y, probablemente, nada sea menos inocente o exento de crueldad que los viejos cuentos para niños.

Bajo esta impronta han surgido interesantes manifestaciones artísticas y culturales. Todos hemos escuchado hablar sobre lo “gótico” en la arquitectura, literatura y el cine, incluso sobre el gothic rock. Ese que durante los últimos años, los híper sensibles y blandengues emos han intentado reivindicar como propio, volviendo a utilizar barniz de uñas color negro y adoptando cierta estética pseudo burtoniana (con el perdón de Tim Burton), aderezada por sus lagrimones negros, chorreando máscara de baja calidad. Aunque, como bien sabemos, sin éxito. Y es que el verdadero gothic exige temple, nervio, disciplina e intensidad. Si no lo creen, pregúntenle a Siouxsie Sioux, la indiscutible reina del gothic-dark post punk. O al mismo Peter Murphy, nuestro vampiro preferido. O al duro y maloso de Andrew Eldritch, de The Sisters Of Mercy. Disciplina y seriedad –por eso, entre otras cosas, The Cure jamás fue una banda gothic-.

Del cuento al canto de Esben and The Witch

Hubo una vez, en el año 2008, en Brighton, Inglaterra, en que surgió un grupo llamado como el relato infantil al que hiciéramos referencia: Esben and The Witch, y supe de ellos por el informadísimo Roberto Ortigas. Esta agrupación calificaría como gothic si estuviésemos a mediados de los 80, pero no le pondremos esa etiqueta, después de todo estamos iniciando la segunda década del siglo 21, y resulta innecesario hacerlo.

La impresionante voz de la vocalista Rachel Davies, tiene –casi- la misma textura cristalina, potente –y a veces amenazante-, que caracterizaron a doña Siouxsie en sus mejores tiempos. Además, tal como ocurriera con la soberana dark, Rachel está flanqueada por dos muchachos, Daniel Copeman (guitarras) y Thomas Fisher (instrumentos electrónicos), quienes mantienen un perfil bajo, pero son los inspiradísimos constructores de sendos palacios sonoros, que se convierten en alucinantes excursiones a través de bosques oscuros.

 

Los sonidos de Esben and The Witch

De sus primeros singles como “Lucia, At The Precipice” (Too Pure) –excelente tema-, obtuvieron muy buenas críticas de la prensa especializada, y de su primer álbum, “Violet Cries” (Matador Records), ni qué decir, pues este ya ha sido aclamado por la crítica. Este primer álbum constituye sin lugar a dudas una colección de grandes canciones, donde la hipnótica voz de Rachel Davies se sostiene en las poderosas estructuras musicales de Copeman Y Fisher. De hecho, Esben and The Witch fue candidata este año al prestigioso premio de la BBC, Sound of 2011.

Esben and the Witch | Lucia, At The Precipice

EATW ha sido clasificado como una banda de indie rock, aunque hay quienes la ubican dentro del simpático apartado de nightmare pop, es decir, pop de pesadilla, en humorística oposición al concepto de dream pop. El trío cita como influencias legítimas a Portishead y Björk, aunque a todos resulta evidente la huella siniestra de los Banshees. Para mayores señas, estos chicos de Brighton se han presentado junto a The Big Pink, Wild Beasts, Foals, Deerhunter y The XX.

Vayamos a lo visual, que no reside en la apariencia de este trío, la cual es más bien inexistente –no esperen rostros pálidos a lo Robert Smith con rouge saliéndose por las comisuras de los labios, ni el maquillaje expresionista de Siouxsie replicado en la joven Rachel. El video de “Marching Song” (que se visualiza al inicio de este artículo), dirigido por David Procter y Peter King, es digno de verse por austero y genial. El rostro simple y limpio de los tres EATW se va metamorfoseando al solemne compás de la canción, los rasgos se van deformando, y aparecen heridas sangrantes, moretones, marcas de violencia. Y ellos impávidos, impertérritos, inmóviles, mientras Rachel canta esta especie de marcha de guerra: “… Tus venas son mis trincheras, el arma es de mi propiedad, los suspiros caen pesadamente, como delicados lamentos. Brazos y piernas, dientes y uñas, nuestros frágiles compañeros están destinados al fracaso. Ya que este batallón ha sido vencido, mis camaradas y compañeros, les digo a todos adieu”. Confieso que es una de las mejores canciones que he escuchado en años.

El tema “Warpath” , dirigido también por Procter y King, está acompañado por un inquietante video, que más parece el trailer de una película de horror -tipo Saw-; asfixiante y abiertamente desagradable. Alguien corre, cae, sangra y se retuerce. Soledad, peligro, angustia. Pero la canción es casi un susurro que llega desde un bosque lejano, la voz de Rachel es un lamento o un gemido que te pone la piel de gallina.

Esben and The Witch | Warpath 

Y si se trata de algo menos violento, pero no menos terrorífico, el video de “Chorea” (dirigido por Johnathan Hyde y Abi Toll, no muestra sangre ni heridas mortales, pero sí vemos a unos escalofriantes zombies playeros, retorciéndose bajo el sol,caminando espásticos hacia el borde de un blanco acantilado, mientras escuchamos esta sentencia: “… Yo veré a sus almas danzar hasta la muerte, yo veré a sus almas danzar hasta la muerte”. ¡Perfecto para tu fiesta de este 31 de Octubre!

Esben and The Witch | Chorea 

Bien, estamos ante un acto interesantísimo. Esben and The Witch es una banda honesta, consecuente, su fortaleza reside en su música. Hay una virtud sobria y casi espartana en lo que hacen estos chicos de la costa sur de Inglaterra. Crean atmósferas y cuentan historias de esas que se relatan a la luz de la luna o de un fuego de hogar en invierno. Esas que nos asustan como cuando éramos niños. Si estuviésemos en 1885, serían una banda gothic. La buena noticia es que estamos en el 2011 y Esben and The Witch llegaron para quedarse y acompañar nuestros días malos, oscuros, nuestras depresiones y melancolías. “Violet Cries” es un disco más que recomendable, no dejes de escucharlo cuando te sientas demasiado feliz; no debemos olvidar que las brujas de los cuentos son inmortales. Y regresan, siempre regresan…

Enlaces recomendados. Sitio oficial de Esben and The Witch | Facebook | MySpace | YouTube | Matador Records | Email Management

Esben and The Witch | Discografía
Género: Indie Rock, Gothic Rock
Singles: “Skeleton Swoon” (2009 ), “Lucia, at the Precipice” (2010), “Marching Song”, “Chorea”
Albumes: Violet Cries (2011)

Los rockeros nos encuentran en Google buscando:

Tags: , , , , , , , ,

Category: Bandas

About the Author ()

Trabajó como redactora y periodista para las secciones culturales de la revista Sí y el Diario El Peruano. Es instructora de idiomas y traductora free lance. Actualmente escribe para Konexión Rock, además, es editora y autora en: www.postfanzine.blogspot.com, junto a Jaime Higa, artista plàstico, melòmano y galerista de arte. Sus intereses se centran en los diversos movimientos contraculturales, el rock y la cultura alternativa.

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Carlos dice:

    Mi banda favorita porque tiene todos los ingredientes de la mejor música.
    Sombríos, potentes y una voz de sirena sin igual. Gracias por el post.

Leave a Reply